5k superados. De verdad. De la buena. ¡¡¡YEEEEHAAAAA!!!

¡Hola a todos! ¡He vuelto! Llevaba unos cuantos días queriendo escribiros pero me faltaban documentos gráficos completos de todo lo que me apetecía decir, y es que la fotógrafa oficial se demoró un poco en pasarme todo (ejem…un saludo para mi hermana Victoria :P)

IMG_2205Pues bien, estuve en Nueva York (bieeeeeeeeen!!!), donde pateamos todo lo pateable. Un sueño hecho realidad, en serio. Además de visitar todos los lugares típicos (Empire, Rockefeller, Liberty Island…) mi hermana se marcó un recorrido solo apto para los más freaks (o como yo digo, amantes de lo épico). Comimos la mejor hamburguesa de NY según Marshall Ericksen, llamamos a la puerta de Yoko Ono, cantamos I’ll be there for you en Greenwich Village, desayunamos en Tyffani’s, vimos a Balto, salimos en la tele (aunque no encuentro el vídeo por ningún sitio), fuimos a ver Los Miserables a Broadway (lloré durante las 3 horas de show), FRINGE y muchas cosas más, muy guays, y que solo se pueden disfrutar de esta manera si vas con tu hermana pequeña.

Con mi primo.   Con cara de pasmada en Times Square  La mejor hamburguesa de NYC según Marshall  Las hermanas MonFerLas tres mellizas   En McSorley's, el primer bar que hubo en NY, las cervezas las sirven de dos en dos (no es broma).

Previo al comienzo, cagada.En fin, que de lo que yo venía a hablaros es de mi libro…que noooo!!! De lo que quiero hablaros es de la Squirrel Stampede 5k run que hice el día 26 en Roosevelt Island.

Al principio pensé que no íbamos a llegar a tiempo, ya que la visita del Papa tenía cortados la mitad de los servicios de metro de la ciudad, entre ellos la parada en Roosevelt Island. Menos mal que los de la organización estaban pendientes y nos dijeron que fuéramos en teleférico, donde ya nos encontramos a un montón de gente que iba a la carrera. La sensación de ver a tantas personas dirigiéndose al mismo sitio que yo me hacía sentir acompañada de una manera muy especial, diferente.

Cuando llegamos allí (mi hermana vino conmigo, claro!) ya era casi la hora así que nos fuimos a la zona de salida. Yo seguía con mi miedo de llegar la última, de tardar más de 45 minutos en hacer la carrera… Sin embargo, cuando sonó el pistoletazo de salida, ya no pensé en eso ni una vez más. ¡Y corrí!

En el km 2 había un grupo con agua, pero no paré, que 5 km no son tanto como para deshidratarse y la temperatura era ideal. Los  primeros km pasaron tan rápido que me daba hasta un poco de pena, jajaja.

Cuando llegaba al km 4 empecé a adelantar a algunas personas, a pocas, pero las suficientes como para darme cuenta de que no iba a llegar la última. Además, al poco de pasarlas, me adelantaron unos chicos con sus “liebres” que estaban entrenando para la maratón de noviembre y me acompañaron unos 500 metros diciéndome que ya casi lo tenía y que era una campeona. ¡Qué maja es la gente en Nueva York! o ¡Qué majos son los runners! o ¡Todo a la vez! Después se desviaron y me dispuse a hacer el tramo final de la carrera.

Y, finalmente, visualicé la meta, y apreté un poquito (sin pasarse ehhh) el ritmo, y cuando vi el tiempo no me lo podía creer TREINTA Y OCHO MINUTOS, DOS SEGUNDOS. Flipé. (Nota: sé que 38 minutos es un montón, pero yo nunca había hecho menos de 42, así que fue como darle un beso en la boca a Leonardo diCaprio, para que os hagáis una idea).

Crucé la línea de meta gritando a mi hermana ¡Lo hice! Igualita que Dora la Exploradora. Se me caían las lágrimas. Me sentía poderosa, invencible, capaz de hacer cualquier cosa. Es de las mejores sensaciones que he experimentado en toda mi vida, os lo juro. ¡Qué felicidad absoluta!¡¡¡YEEEEEEEEEEEEEEEEEHAAAAAAAAAAA!!!!                             ¡¡¡YEEEEEEEEEEEEEEEEEHAAAAAAAAAAA!!!!

Esta es LA CARA que se me quedó durante el resto de la mañana después de la carrera.
Esta es LA CARA que se me quedó durante el resto de la mañana después de la carrera.

Está claro que no gané ningún premio ni quedé en ningún puesto destacado de la clasificación, pero estaba encantada de haberme conocido en ese momento.

He aquí mi historia de cómo conseguí correr mis primeros 5k. Ahora ya estoy entrenando para la siguiente carrera. Esta vez serán 10k y los correré en Madrid el día 15 de noviembre. Se llama “Sanitas Marca Running Series Madrid: Derbie de las aficiones” y consistirá en ir desde el Estadio Santiago Bernabéu al Estadio Vicente Calderón. Si alguno la va a correr estaría encantada de poder veros allí. De momento la voy a correr sola, ya que tengo a una amiga medio convencida (Hola Marge, ven a correr conmigo jopé), pero aún no pagó el dorsal, así que creo que acabaremos siendo Spotify y yo.

Esta semana empezaré a poneros los entrenos para los 10k, que ya estoy en Fuerteventura de nuevo y Chandler tiene mono de hacer series.

¡Un beso y pan con queso!

Anuncios

Quedan 9 días y yo me voy por la patilla, literal.

¡Qué nervios! ¡Que solo quedan 9 días para el gran debut de la vagoneta que suscribe! ¡Y estoy cagada! Estoy un 98% emocionada y un 2% asustada. Puede que al revés, como diría Owen Wilson en Armageddon. En realidad quería haber actualizado ayer para que fueran 10 días redondos, pero cuando volví del entreno ya había empezado el programa de Wyoming (del que soy fan, fan, fan de póster) y no me lo podía perder. Después del programa ya me fui a dormir. Sí, a las 21:45 de la noche estaba en cama. Soy una auténtica fiesta, lo sé.

IMG_1888
Los atardeceres en Fuerteventura son lo más.

IMG_1909A lo que iba, que solo quedan 9 días, así que estoy a tope con las series y cambios de ritmo. Esta semana hice un día de trote/caminata activa(os pongo la captura del
entreno, que fue por caminos de tierra esta
vez, para variar un poco). Sin embargo, el que me gustó acabar fue el de ayer. El entrenamiento consistió en correr al trote 10 minutos para calentar y luego en una cuesta correr 100 metros IMG_1963fuerte y IMG_1973bajar esos 100 metros caminando, 10 veces seguidas. Pensé que se me salía el corazón por la boca. Pensé que no podría hacer las 10 (bueno, mi cerebro el muy capullo me decía que no podría hacer las 10), pero las hice, y viví para contároslo. Los siguientes 10 minutillos de trote y durante los estiramientos debí de estar sonriendo como una boba todo el rato. Pero es que estaba contenta, y orgullosa también, por qué no.

¿Y Chandler? Ella feliz de subir la cuesta corriendo y no tener que ir a remolque oliéndolo todo porque su mami es de la Filosofía del Tractorismo (esta expresión me encanta, un saludo a Joaquín, si lo lee, por enseñármela). Y tan pancha, que no se puso ni colorada por aumentar la velocidad, es una croquetilla GT Turbo.

¡Por cierto! Os acordáis de que nos íbamos a presentar a un concurso de disfraces canino, ¿verdad? Pues…no ganamos. Menos mal que Chandler sabe perder mejor11887120_605128469629176_1878133004_n(1) que yo, porq me llevé un disgusto…jajaja En fin, que lo importante era recaudar comida para los perritos y eso hicimos llevando 10 kg de pienso para cachorros 🙂 Hubo mucha gente que colaboró, se nota que hay conciencia animal en esta isla.

Para acabar, os dejo con la canción que ha estado sonando en mi cabeza todo el día (la suelo poner en los estiramientos, que me relaja). Espero que os guste. Si queréis recomendarme música, siempre estoy en busca de nuevos temas inspiradores.

Un beso y pan con queso.

Un mes para los 5k

Dentro de un mes y un día correré mis primeros 5k en una carrera oficial. ¿Sabéis dónde? Os va a parecer que es un poco postureo el sitio donde voy a correrlos por primera vez, pero es que resulta que mi hermana y yo llevamos planeando ese viaje desde hace años… El caso es que la carrera es en NUEVA YORK!!!!!! No me puedo creer que vaya a hacer mis primeros 5k en la ciudad que llevo queriendo visitar desde que Kevin McAlister se confundió de vuelo y acabó allí.

NYCRUNS_SquirrelStampede5K10K_WEB_566x400
     La Estampida de las Ardillas. Mola mil                                  millones el logo.
La carrera la organiza NYCRuns y tendrá lugar el 26 de septiembre de 2015 en Roosevelt Island. Se puede elegir entre la modalidad de 5k (1 vuelta a la isla) y la modalidad de 10k (2 vueltas a la isla). Yo de momento con los 5 tengo suficiente, y si la acabo y encima no soy la última, será un hito en mi vida como deportista de a pie.  Si   alguien que me lea está por NY esos días y le apetece hacerla, os dejo el link
de NYCRuns con toda la info 🙂 –> Squirrel Stampede

Este fue el entreno de ayer. El verde significa ir despacio, el amarillo ritmo medio y el rojo rápido.
Ayer por la noche empezamos Chandler y yo a entrenar para esta carrera. Mi propósito es salir 3 días por semana y hacer secuencias de intervalos. Para ello utilizo la app de Runtastic, que está súper bien para que te vaya cantando por el auricular cómo debes ir (despacio, normal o rápido), cuánto te queda por correr en ese intervalo, cuándo has llegado al siguiente km y cuánto has durado en hacerlo… No está nada mal para principiantes como yo tener un profe interactivo que te diga lo que tienes que hacer. Eso sí, tienes que programarlo antes. Yo escogí un entrenamiento de 1 mes que saqué del libro de Alma Obregón “A Correr” (soy tan fan de esta chica…). Os adjunto captura de pantalla de lo que hice ayer, por si os sirve de ayuda. Fue súper llevadero, incluso cuando al final solo me quedaban 5 minutos por correr, me sentía tan a gusto que corrí 10 minutos más. Así que volvimos a casa muy contentas, nos hicimos un mojito sin alcohol y Chandler se bebió su peso en agua. ¡Ah! Se me olvidaba. Después de correr dedicamos un ratito a estirar, que hoy queríamos poder movernos.

Os dejo con la receta del mojito sin alcohol, que está de muerte para no tener ron 🙂 Un beso y pan con queso.

Mojito sin Alcohol.

INGREDIENTES

  • Agua con gas
  • Edulcorante en polvo
  • hojitas de menta o hierbabuena
  • Aderezo al limón o limón exprimdo (Yo uso las botellas de aderezo al limón del Mercadona)
  • Hielo picado

Cogemos un vaso grande, tipo de los de sidra (cuanto más bonito mejor, que así entra más por los ojos y hace más ilusión beberlo). Echamos la menta y el edulcorante en polvo y lo aplastamos un poco. Luego añadimos el zumo de limón y lo revolvemos. Echamos hielo picado hasta un poco más de la mitad y rellenamos con agua con gas. Revolvemos y…¡¡listo!!