5k superados. De verdad. De la buena. ¡¡¡YEEEEHAAAAA!!!

¡Hola a todos! ¡He vuelto! Llevaba unos cuantos días queriendo escribiros pero me faltaban documentos gráficos completos de todo lo que me apetecía decir, y es que la fotógrafa oficial se demoró un poco en pasarme todo (ejem…un saludo para mi hermana Victoria :P)

IMG_2205Pues bien, estuve en Nueva York (bieeeeeeeeen!!!), donde pateamos todo lo pateable. Un sueño hecho realidad, en serio. Además de visitar todos los lugares típicos (Empire, Rockefeller, Liberty Island…) mi hermana se marcó un recorrido solo apto para los más freaks (o como yo digo, amantes de lo épico). Comimos la mejor hamburguesa de NY según Marshall Ericksen, llamamos a la puerta de Yoko Ono, cantamos I’ll be there for you en Greenwich Village, desayunamos en Tyffani’s, vimos a Balto, salimos en la tele (aunque no encuentro el vídeo por ningún sitio), fuimos a ver Los Miserables a Broadway (lloré durante las 3 horas de show), FRINGE y muchas cosas más, muy guays, y que solo se pueden disfrutar de esta manera si vas con tu hermana pequeña.

Con mi primo.   Con cara de pasmada en Times Square  La mejor hamburguesa de NYC según Marshall  Las hermanas MonFerLas tres mellizas   En McSorley's, el primer bar que hubo en NY, las cervezas las sirven de dos en dos (no es broma).

Previo al comienzo, cagada.En fin, que de lo que yo venía a hablaros es de mi libro…que noooo!!! De lo que quiero hablaros es de la Squirrel Stampede 5k run que hice el día 26 en Roosevelt Island.

Al principio pensé que no íbamos a llegar a tiempo, ya que la visita del Papa tenía cortados la mitad de los servicios de metro de la ciudad, entre ellos la parada en Roosevelt Island. Menos mal que los de la organización estaban pendientes y nos dijeron que fuéramos en teleférico, donde ya nos encontramos a un montón de gente que iba a la carrera. La sensación de ver a tantas personas dirigiéndose al mismo sitio que yo me hacía sentir acompañada de una manera muy especial, diferente.

Cuando llegamos allí (mi hermana vino conmigo, claro!) ya era casi la hora así que nos fuimos a la zona de salida. Yo seguía con mi miedo de llegar la última, de tardar más de 45 minutos en hacer la carrera… Sin embargo, cuando sonó el pistoletazo de salida, ya no pensé en eso ni una vez más. ¡Y corrí!

En el km 2 había un grupo con agua, pero no paré, que 5 km no son tanto como para deshidratarse y la temperatura era ideal. Los  primeros km pasaron tan rápido que me daba hasta un poco de pena, jajaja.

Cuando llegaba al km 4 empecé a adelantar a algunas personas, a pocas, pero las suficientes como para darme cuenta de que no iba a llegar la última. Además, al poco de pasarlas, me adelantaron unos chicos con sus “liebres” que estaban entrenando para la maratón de noviembre y me acompañaron unos 500 metros diciéndome que ya casi lo tenía y que era una campeona. ¡Qué maja es la gente en Nueva York! o ¡Qué majos son los runners! o ¡Todo a la vez! Después se desviaron y me dispuse a hacer el tramo final de la carrera.

Y, finalmente, visualicé la meta, y apreté un poquito (sin pasarse ehhh) el ritmo, y cuando vi el tiempo no me lo podía creer TREINTA Y OCHO MINUTOS, DOS SEGUNDOS. Flipé. (Nota: sé que 38 minutos es un montón, pero yo nunca había hecho menos de 42, así que fue como darle un beso en la boca a Leonardo diCaprio, para que os hagáis una idea).

Crucé la línea de meta gritando a mi hermana ¡Lo hice! Igualita que Dora la Exploradora. Se me caían las lágrimas. Me sentía poderosa, invencible, capaz de hacer cualquier cosa. Es de las mejores sensaciones que he experimentado en toda mi vida, os lo juro. ¡Qué felicidad absoluta!¡¡¡YEEEEEEEEEEEEEEEEEHAAAAAAAAAAA!!!!                             ¡¡¡YEEEEEEEEEEEEEEEEEHAAAAAAAAAAA!!!!

Esta es LA CARA que se me quedó durante el resto de la mañana después de la carrera.
Esta es LA CARA que se me quedó durante el resto de la mañana después de la carrera.

Está claro que no gané ningún premio ni quedé en ningún puesto destacado de la clasificación, pero estaba encantada de haberme conocido en ese momento.

He aquí mi historia de cómo conseguí correr mis primeros 5k. Ahora ya estoy entrenando para la siguiente carrera. Esta vez serán 10k y los correré en Madrid el día 15 de noviembre. Se llama “Sanitas Marca Running Series Madrid: Derbie de las aficiones” y consistirá en ir desde el Estadio Santiago Bernabéu al Estadio Vicente Calderón. Si alguno la va a correr estaría encantada de poder veros allí. De momento la voy a correr sola, ya que tengo a una amiga medio convencida (Hola Marge, ven a correr conmigo jopé), pero aún no pagó el dorsal, así que creo que acabaremos siendo Spotify y yo.

Esta semana empezaré a poneros los entrenos para los 10k, que ya estoy en Fuerteventura de nuevo y Chandler tiene mono de hacer series.

¡Un beso y pan con queso!

Anuncios

Quedan 9 días y yo me voy por la patilla, literal.

¡Qué nervios! ¡Que solo quedan 9 días para el gran debut de la vagoneta que suscribe! ¡Y estoy cagada! Estoy un 98% emocionada y un 2% asustada. Puede que al revés, como diría Owen Wilson en Armageddon. En realidad quería haber actualizado ayer para que fueran 10 días redondos, pero cuando volví del entreno ya había empezado el programa de Wyoming (del que soy fan, fan, fan de póster) y no me lo podía perder. Después del programa ya me fui a dormir. Sí, a las 21:45 de la noche estaba en cama. Soy una auténtica fiesta, lo sé.

IMG_1888
Los atardeceres en Fuerteventura son lo más.

IMG_1909A lo que iba, que solo quedan 9 días, así que estoy a tope con las series y cambios de ritmo. Esta semana hice un día de trote/caminata activa(os pongo la captura del
entreno, que fue por caminos de tierra esta
vez, para variar un poco). Sin embargo, el que me gustó acabar fue el de ayer. El entrenamiento consistió en correr al trote 10 minutos para calentar y luego en una cuesta correr 100 metros IMG_1963fuerte y IMG_1973bajar esos 100 metros caminando, 10 veces seguidas. Pensé que se me salía el corazón por la boca. Pensé que no podría hacer las 10 (bueno, mi cerebro el muy capullo me decía que no podría hacer las 10), pero las hice, y viví para contároslo. Los siguientes 10 minutillos de trote y durante los estiramientos debí de estar sonriendo como una boba todo el rato. Pero es que estaba contenta, y orgullosa también, por qué no.

¿Y Chandler? Ella feliz de subir la cuesta corriendo y no tener que ir a remolque oliéndolo todo porque su mami es de la Filosofía del Tractorismo (esta expresión me encanta, un saludo a Joaquín, si lo lee, por enseñármela). Y tan pancha, que no se puso ni colorada por aumentar la velocidad, es una croquetilla GT Turbo.

¡Por cierto! Os acordáis de que nos íbamos a presentar a un concurso de disfraces canino, ¿verdad? Pues…no ganamos. Menos mal que Chandler sabe perder mejor11887120_605128469629176_1878133004_n(1) que yo, porq me llevé un disgusto…jajaja En fin, que lo importante era recaudar comida para los perritos y eso hicimos llevando 10 kg de pienso para cachorros 🙂 Hubo mucha gente que colaboró, se nota que hay conciencia animal en esta isla.

Para acabar, os dejo con la canción que ha estado sonando en mi cabeza todo el día (la suelo poner en los estiramientos, que me relaja). Espero que os guste. Si queréis recomendarme música, siempre estoy en busca de nuevos temas inspiradores.

Un beso y pan con queso.

Los 5 se acercan…beware!

Esta semana he salido a correr varias veces, siguiendo el plan de entrenamientos de intervalos como de costumbre para prepararme para los 5k de la Squirrel Stampede en Roosevelt Island. Sin embargo, el entreno que quiero comentar por encima de todo es la IDEA DE BOMBERO que tuve el miércoles. Como los IMG_1761intervalos me están yendo muy bien y termino los entrenos contentísima y henchida de orgullo como un pavo real, me dije: ¿Y por qué no intentas hacer ya 5k, a una velocidad superior a la que estás acostumbrada, a ver si lo aguantas? Así que sin pensarlo ni un segundo le dije a mi Runtastic que quería hacer un entreno de 5km, sin pausas ni cambios de ritmo. Con un par.

Antes de seguir contando mi experiencia me gustaría comentar que en estas líneas no vais a encontrar un “intenté bajar mi marca de 4 minutos el kilómetro”. Ya que aquí una servidora lo que sueña es con poder hacer el km en 7 minutos y no en 8 como lo lleva haciendo hasta ahora. Lo que quiero decir es que voy lenta, muy lenta. Espero en un año poder decir que la tortuga quedó atrás y que soy más parecida a la prima de Speedy González, pero de momento lo que una humildemente intenta es sobrevivir, que queréis que os diga! :’)

Bueno, al lío. Que me dispuse a correr a 7 minutos el km. Los 2 primeros km IMG_1728fueron bien, de hecho casi me apetecía cantar en alto lo que iba escuchando por los auriculares. El km 3 llegó bien, pero tardó en llegar, sentía que los minutos iban más lentos de lo normal. A partir del km 3 empecé a encontrarme rara. No es que me dolieran las piernas, tampoco tenía la respiración demasiado agitada. Pero me pesaba. TODO. Hasta los cordones. Cuando el móvil cantó el km 4 pensé uff ya casi estoy!!! Y una mier….da. Chandler iba tan pichi, pero yo al mirar para ella empecé a verla de colorines, así que en el 4, 300 paré. IMG_1762SI. Paré. Lo reconozco. Paré mis pies, la aplicación, la música, al perro…y mi orgullo. Este último no solo paró, sino que acabó por los suelos. Y ahí empezó la cabeza a decir ¿Cómo voy a ir a una carrera con más gente? O llego la última o ni llego ¡Qué vergüenza! ¡Qué ridículo! . Me desanimé mogollón.

Ahora me da miedo presentarme a la carrera (que lo voy a hacer, que ya que me he apuntado y es en NY, no puedo dejarlo ir).

Después del miércoles seguí con mis intervalos el viernes y ayer, y fue todo más o menos bien. Lo único que estos dos días he sentido que la respiración no me regulaba bien. No sé si es que me estoy emparanoiando (cosa que no quiero, que lo de correr lo empecé justo para hacer el efecto contrario) o es que no lo hago bien. ¿A vosotros os pasa? ¿Que el cuerpo funciona bien, sin cansancio, pero la respiración no regula?

Releyendo la entrada veo que es un poco desmoralizante. Pero me ha ayudado a desahogar, igual cuando salga hoy a correr me siento mejor! Ya os contaré 🙂

Para terminar con un mejor sabor de boca, os cuento que hoy Chandler se 11039823_400773323453922_1570369256376023518_ndisfrazará de Batman para un concurso benéfico de disfraces caninos para recoger alimentos para los IMG_1753perritos de la asociación HELP Fuerteventura. Si estáis por la isla, no dudéis en pasaros, Chandler va a estar de morirse (de risa).
Os dejo con un adelanto de su disfraz. El próximo
día subiré fotos del resultado final. Quién sabe, igual ganamos!!!! 😉

Un beso y pan con queso!

Espera mi llegada con la primera luz del quinto día…

¡¡No tengo vergüenza!! Un montón de tiempo sin postear nada…Y digo yo que cuando llevas un mes o un año igual te cansas y vas poniendo menos cosas, pero a los 3 posts de empezar…Pues eso, que no tengo vergüenza.

Pero ya sabéis lo que dicen, si no hay daño, no hay castigo, así que voy a continuar donde lo dejé, como si no hubiera pasado nada, a ver si con un poco de suerte nadie se da cuenta, jejeje.

Esta mañana ha sucedido algo insólito: Chandler y yo hemos ido a correr a las 7 a.m., repito, ¡A LAS 7 DE LA MAÑANA! Yo, personalmente, aún no me lo creo, pero es que era necesario si quería seguir yendo a correr asiduamente. Creo que aún no os lo he contado, pero mi trabajo exige bastantes horas, por lo que a veces llego a casa a las 22.30 de la noche y, sinceramente, a esas horas me apetece correr como morirme.

Preparando la ropa el día antes

Así que buscamos en google cómo prepararnos para correr por la mañana y nos recomendaron en un foro preparar la ropa el día antes. Pensé que eso no iba a influir para nada y que mi alma perezosa ganaría la batalla. Sin embargo, según sonó el despertador saltamos de la cama directas a ponernos nuestra súper equipación runnermañanera y empezamos a calentar.

El entreno de los últimos díasEl entrenamiento de hoy lo he repetido 3 veces desde la semana pasada. Correspone a la la semana 1 día 3 de la preparación para 5k del libro “A correr” de
Alma Obregón. Como siempre, he configurado la APP runtastic para que me vaya “cantando” qué hacer en cada momento.

El entreno ha ido mucho mejor de lo que esperaba, con al respiración controlada Madrugadorasen todo momento. Además, ahora mismo me siento a tope de energía para que la jornada laboral no me pase factura. Así que 100 de bien lo de correr por la mañana.

Por último, y antes de despedirme, me gustaría contaros un par de cosas. La primera es que, si queréis, podéis seguirme en Instagram @mjmonfer donde cuento las aventuras de Chandler y algunas de las mías. Para mí es la mejor red social que hay, estoy enganchadísima jajaja

La otra cosa es que cuando iba a correr hoy al amanecer, no podía dejar de pensar en la escena de “El Señor de los Anillos” cuando Gandalf le dice a Aragorn en el abismo de Helm: “Espera mi llegada, con la primera luz del quinto día. Al alba, mira al este” . Si en 5 días saliendo a correr por la mañana miro al este y me aparecen los rohirrim me da un patatús (pero de los guays, de los de nunca querer dejar de correr por la mañana). Sí, soy una friki, aunque yo prefiero autollamarme “amante de lo épico”. Ahí lo dejo.

Os animo a todos a madrugar y correr por la mañana. Si queréis podéis contarme vuestras experiencias (buenas y malas, todo vale). Me encantaría leerlas.

¡¡Un beso y pan con queso!!

Who Run The World¿?¿?

Estas somos Chandler y yo.
Estas somos Chandler y yo.

¡Hola! ¿Qué tal? Me llamo María, tengo 27 años y soy de León. He comenzado este blog con la idea de contaros las peripecias de mi nueva afición: el running (el correr de toda la vida, que ahora cuando algo se pone de moda hay que poner nombre extranjero o no tiene tirón)

Os voy a ser sincera: no llevo corriendo mucho tiempo. Empecé a principios de junio de este año, pero he pensado que si empiezo a escribir cuando ya haya corrido una maratón (me parto si pasa eso algún día) seguro que se me quedan cosas en el tintero. Y me apetece recordarlo todo, que esto tiene buena pinta. Y si, además, alguien lo lee y le entretiene, pues mejor, ¿no?

Bueno, a lo que iba, que yo, eso, que corro. ¿Cuándo, dónde, cómo, por qué y con quién? Bueno, eso os lo iré contando poco a poco. De momento os adelanto que suelo ir unos 3 días por semana y que mi compañera de peripecias es mi perrita, una monada mitad Bulldog mitad Carlino que se llama Chandler (ya os explicaré otro día el por qué del nombre). La verdad es que Chandler es un amor, siempre está dispuesta a salir a la calle, llueva, truene o haga un frío que pela. ¡Ah, no! Que donde vivimos ni llueve, ni truena, ni hace un frío que pela. Y es que nosotras vivimos en Fuerteventura. Y ahora pensaréis: ¡Qué morro! ¡Sol y playa todo el año! Si…eso es lo bueno…y lo malo, que a mí como buena leonesa también me gusta que haga un poco de “rasca”.

¡Pero no hay mal que por bien no venga! Ya que gracias a que aquí siempre hace bueno he podido aficionarme bien a esto de correr, que seguro que si empiezo en León al tercer día vendo mi alma al diablo por el sofá y la mantina (¡¡¡y las tapinas!!!).

En fin, voy a intentar que la lectura sea amena y que no os durmáis en el proceso. Eso sí, no penséis que escribo esto para dar lecciones a nadie, solo me apetecía contarle al mundo mis progresos en algo que consideraba que sería imposible para mí y que si sirve para animar a otros a hacer lo mismo ya sería la repanocha.

Chandler, mi incondicional compañera de trotes
Chandler, mi incondicional compañera de trotes

Os dejo con unas fotos de Chandler y con el link al vídeo que inspiró el título del blog (Y no: no es la canción original, es una versión de una película musical que me chifla, porque los musicales me motivan muchísimo, pero esa es otra historia, que si no no me quedan entradas por escribir y tengo que cerrar el blog ya hoy).

Un beso y pan con queso.